miércoles, 14 de febrero de 2018

El trabajo y el salario los defendemos en la calle y con unidad de acción

El 15 y 21 de febrero movilicemos por nuestros derechos en todo el país

El gobierno de Mauricio Macri profundiza su plan de ajuste que viene golpeando duramente las condiciones de vida de nuestra clase trabajadora. Por estos días, arrecian los despidos masivos en el Estado y el paquete de reformas neoliberales que impulsa Cambiemos (laboral, educativa, salud, seguridad social, entre otras) sigue plenamente vigente, a pesar del altísimo costo político que su gobierno debió pagar con la aprobación de la ley previsional, asediado por la fuerte resistencia popular que enfrentó el saqueo a los/as jubilados/as.  
Es que más allá de la sanción de esa nefasta ley que le mete la mano en el bolsillo a nuestros/as viejos/as, a las futuras jubilaciones y a la asignación por hijo/a de las familias más empobrecidas, la masividad y combatividad de las jornadas del 13, 14 y 18 de diciembre ocasionaron un fuerte golpe al macrismo en el terreno donde más le duele: el de la lucha abierta en las calles. Estas movilizaciones de masas reconfiguraron el cuadro político que habían dejado las elecciones legislativas de octubre, de las que el gobierno de Cambiemos había salido fortalecido por su triunfo en los principales distritos electorales, ante una oposición fragmentada y sin liderazgo unificado.

Números en rojo, despidos masivos y luchas en curso
El traspié de diciembre, no obstante, no modificó el curso de acción del  gobierno macrista, que sigue adelante con su hoja de ruta reaccionaria, sin plan alternativo más allá de ajustar y ajustar a las y los trabajadores/as. Es que en el terreno económico, el gobierno de CEO´s no logra resolver los problemas macroeconómicos fundamentales (inflación, déficit comercial y fiscal, ausencia de inversiones directas, etc.); incapacidad que es apenas disimulada por un fabuloso endeudamiento externo que además de alimentar la fuga de capitales e hipotecar el futuro de las nuevas generaciones, expone gravemente a nuestro país a la inestabilidad del sistema financiero internacional.   
Como es de esperar, este ataque violento sobre las y los de abajo es acompañado con un incremento notable de la política represiva del Estado, que mediante la criminalización y represión de la lucha popular busca lograr el disciplinamiento social necesario para imponer con éxito el ajuste sobre las y los trabajadores/as. La reciente represión a los obreros azucareros de El Tabacal que defienden sus puestos de trabajo, ordenada por el gobernador salteño del PJ, Juan Manuel Urtubey, demuestra a las claras que en esta política de ajuste y garrote el gobierno nacional no está solo, sino que cuenta con la complicidad de los gobernadores supuestamente opositores.
En este marco se producen los despidos masivos que ya se cuentan por miles. Entre muchos otros: en diversas áreas del sector público (Fabricaciones Militares, INTI, Hospital Posadas, YC Río Turbio, SENASA, Ministerios de Defensa y Energía, ANSeS, Correo Argentino, Ferrobaires, municipios como el de Quilmes y otros); en el sector privado en empresas metalúrgicas en crisis como Stockl y Envases del Plata, en Ingenios azucareros en Salta y Jujuy, aceiteros de Cargill, etc.; en medios de comunicación privados y públicos (diario Hoy de La Plata, TDA, Radio Nacional); y entre los/as cooperativistas y trabajadores/as precarizados de la economía popular, con la baja masiva de programas de empleo y sociales.
A su vez, son parte complementaria de esta ofensiva patronal, los ataques directos sobre conquistas consagradas en los Convenios Colectivos que pretenden ser barridas por las patronales (Televisión Pública, por ejemplo), en una línea de “reforma laboral” sector por sector, por la vía de los hechos.
En todos esos organismos y empresas, y en muchas más, se desarrollan múltiples luchas contra los despidos y ataques patronales, aunque de manera fragmentada y con numerosas dificultades para obtener resultados favorables en un contexto complejo. Junto a esto, las primeras medidas de fuerza de las y los trabajadores/as bancarios/as en defensa de su salario (y además, en el Banco Provincia, de su régimen jubilatorio que Vidal pretende destruir); adelantan la conflictividad vinculada a la puja salarial que se profundizará en los próximos meses, en un año donde gobierno y empresarios se juegan a imponer acuerdos salariales a la baja, con la amenaza de la pérdida de los puestos de trabajo si no se acepta la pérdida del poder adquisitivo.
Como viene sucediendo en los últimos años, la paritaria docente será clave para determinar la intensidad general del enfrentamiento y como referencia del resto de las paritarias, en una coyuntura donde el gobierno nacional propicia un conflicto de características claramente políticas. Además de eliminar la paritaria nacional y fragmentar la disputa, orientándola hacia los gobernadores que firmaron disciplinadamente el “pacto fiscal” ajustador, el gobierno nacional busca instalar un debate de fondo sobre el rumbo y función del sistema educativo, en un sentido flexibilizador, eficientista y pro-empresarial.

El 15 y el 21 de febrero ganemos las calles
La ausencia de acciones unificadas del conjunto del movimiento obrero viene siendo una de las grandes dificultades que enfrentan las luchas en curso, que quedan aisladas y libradas exclusivamente a la acumulación de fuerzas sectorial para su triunfo. La alevosa complicidad de la conducción de la CGT (amenazada por causas judiciales varias), que brinda una tregua criminal al gobierno macrista, es un factor decisivo para el avance general de las políticas de ajuste de Cambiemos.  
En este cuadro, desde la CPS Rompiendo Cadenas consideramos que los trabajadores y trabajadoras en lucha debemos apuntar a la coordinación de los conflictos abiertos e intervenir activamente en todas las medidas y manifestaciones masivas que puedan contribuir a una acumulación de fuerzas más favorable para la clase trabajadora.
Desde esta perspectiva, llamamos a sumarnos con fuerza al Paro Nacional de ATE del 15 de febrero y de las movilizaciones y actos que ese día, en todo el país, impulsan la CTA-Autónoma junto al SUTNA, Unión Ferroviaria (Seccional Oeste), Aceiteros, SiPreBA, Ademys, Conadu-H y movimientos sociales, que en el caso de la Ciudad de Buenos Aires tendrá un acto central en Plaza de Mayo, con caravanas de distintos puntos que confluirán allí en horas del mediodía.
Del mismo modo, convocamos a la concentración impulsada por Camioneros, la Corriente Federal de Trabajadores y las conducciones de las CTA´s para el 21 de febrero, en Avenida 9 de Julio y Belgrano en CABA; y a todas las movilizaciones y actos que se realizan ese día en numerosas provincias, con el objetivo de manifestar masivamente el rechazo a las políticas de ajuste de los gobiernos nacional y provinciales.
   
En defensa propia 
En la vereda de enfrente, el gobierno nacional busca deslegitimar estos reclamos reduciendo las manifestaciones al objetivo espurio de protección de la “tarjeta de crédito” de algún dirigente sindical. Muy lejos de esto, las bases obreras y las direcciones democráticas y de lucha del movimiento obrero no tenemos nada que ocultar y no custodiamos la cuenta bancaria de ningún jerarca sindical. Tampoco nos asustan las causas judiciales que arma el gobierno nacional, porque la corrupción y las prácticas mafiosas y patoteras son patrimonio de la burocracia sindical apañada por los gobiernos de turno, a los que son funcionales.
De la misma manera, sabemos muy bien que con el encarcelamiento de dirigentes corruptos e impresentables como el “Caballo” Suárez del SOMU, el “Pata” Medina de la UOCRA (La Plata) y Marcelo Balmaceda del SOEME, el gobierno de Cambiemos no busca transparentar ni democratizar nada; sino disciplinar al conjunto de los sindicatos para imponer el ajuste, metiendo además en la “misma bolsa” de desprestigio a todos/as los/as que enfrentan sus políticas antipopulares.
Sin dejarnos confundir por las operaciones del gobierno macrista multiplicadas al infinito por los medios de comunicación hegemónicos, desde la CPS Rompiendo Cadenas llamamos al conjunto de los trabajadores y trabajadoras a protagonizar desde abajo, con decisión e independencia política, la pelea por nuestros derechos.
Un gran ejemplo de ese proceso de organización desde las bases son las masivas asambleas de mujeres, lesbianas, travestis y trans que se vienen desarrollando en numerosas ciudades y provincias de nuestro país, preparatorias de un nuevo Paro Internacional de Mujeres el próximo 8 de marzo, que anticipan que las movilizaciones a desarrollarse ese día volverán a ser históricas, ratificando que la imparable organización del movimiento de mujeres constituye un aporte fundamental a la resistencia y lucha del conjunto de nuestro pueblo.
La defensa de los puestos de trabajo, de nuestro salario y de las conquistas consagradas en los convenios colectivos, debe desarrollarse en la calle con la movilización masiva, unitaria y combativa del conjunto del movimiento obrero y de las organizaciones sociales, imponiendo desde las bases un paro nacional activo y un plan de lucha que permita llevar al triunfo a las numerosas luchas y conflictos en curso.
Unidad de clase y en la acción es el camino a seguir para derrotar la ofensiva neoliberal del gobierno de Cambiemos y de los empresarios.

¡Ganemos las calles contra los despidos, el ajuste y la represión, por paritarias libres y sin techo!
¡Impulsemos la solidaridad y la coordinación de los luchas en todo el país!
¡Vamos con fuerza y desde abajo por un Paro Nacional Activo y un Plan de Lucha unificado!

CPS Rompiendo Cadenas

Leer más

miércoles, 29 de marzo de 2017

6A: Paro activo, piquetes y plan de lucha para seguir


Declaración de la CPS Rompiendo Cadenas

Debieron pasar 16 meses de iniciada la gestión macrista para que la cúpula de la CGT se decidiera a convocar a un Paro General, que se concretará el próximo jueves 6 de abril, como resultado directo de la enorme presión de las bases obreras, manifestada sobre todo en la multitudinaria movilización del 7 de marzo, donde el triunvirato debió escaparse de su propio acto y perdió hasta el atril en la huida.

Mientras tanto, en este año y medio se produjeron numerosos cierres de fábricas; más de 200.000 despidos en los sectores público y privado y miles de suspensiones en la industria; nuestros salarios perdieron por goleada frente a la inflación, y los tarifazos de los servicios públicos le dieron otro mazazo a nuestros golpeados bolsillos. A su vez, las iniciativas patronales de flexibilización laboral empiezan a materializarse poco a poco en distintos sectores, y dejan en claro que el gobierno y empresarios se proponen barrer con nuestros derechos y convenios colectivos.

Es decir, estamos ante un Paro que llega tarde, que la conducción de la CGT convocó contra su voluntad y que ahora, ante el hecho inexorable de su concreción, pretende reducir a una jornada “matera” y “dominguera”, para transformarla en una medida de descompresión del malestar popular y, en consecuencia, inofensiva para el gobierno de Cambiemos.

Ganar las calles, protagonizar el paro

Los sectores de lucha y antiburocráticos del movimiento obrero tenemos que pelear para que la jornada del 6A  se convierta en todo lo contrario a lo que proyecta el desprestigiado triunvirato cegetista.

Necesitamos un Paro General que nos fortalezca como clase y que contribuya al triunfo de las luchas en curso, para lo cual se requiere un verdadero plan de lucha que garantice la continuidad de las medidas y evite las acciones aisladas sin perspectiva de acumulación.

El Paro General debe ser una palanca que impulse la lucha obrera y popular –por ejemplo, la de las y los trabajadores de la educación que están protagonizando un histórico conflicto- y proyecte a niveles superiores la movilización del conjunto de nuestro pueblo frente a las políticas de ajuste del macrismo y los gobernadores.

Por estas razones, desde la CPS Rompiendo Cadenas llamamos a que el próximo 6 de abril los trabajadores y trabajadoras ganemos las calles y hagamos del Paro General una demostración de fuerza de nuestra clase, no sólo al paralizar por completo todas las ramas de actividad, sino también demostrando a través de la movilización callejera nuestra voluntad de lucha y decisión de poner un claro freno a las políticas de ajustes del gobierno de los CEO´s.

Con ese fin, proponemos coordinar acciones comunes de lucha durante esa jornada con todos aquellos compañeros y compañeras que coincidan con este planteo y que sean protagonizadas por las más reconocidas experiencias de organización y combatividad de la clase trabajadora y de aquellos sectores en lucha con conflictos abiertos, en articulación con las distintas corrientes políticas y sindicales de la clase trabajadora.  

Desde las bases, por la derrota del ajuste macrista

Durante marzo, nuestro pueblo ha protagonizado enormes jornadas de movilización y lucha, que evidencian la disposición de pelea y resistencia que existe en nuestro pueblo trabajador.

El 6 casi 100.000 trabajadores/as de la educación dejaron en claro que la lucha por salario y en defensa de la educación pública va en serio; el 7 cientos de miles de trabajadores/as exigieron Paro General YA y arrinconaron política y físicamente a la conducción de la CGT; el 8, el movimiento de mujeres, con su Paro Internacional, protagonizó una nueva y multitudinaria jornada de lucha en numerosas ciudades del país y en CABA reventó la Plaza de Mayo. El 14 y 15 de marzo fue el turno de las organizaciones sociales, territoriales y de los/as trabajadores/as precarizados/as y de la economía popular que exigieron que el gobierno nacional cumpla con los compromisos asumidos en la Ley de Emergencia Social. El 22 de marzo la multitudinaria Marcha Federal educativa volvió a mostrar la fuerza del conflicto docente, y este 24 de Marzo, frente a la política “negacionista” del Gobierno de Cambiemos, cientos de miles manifestaron su bronca, diciendo que “Son 30.000” y “Fue Genocidio”.

El mes cierra este 30 de marzo con movilizaciones en todo el país y una marcha central a Plaza de Mayo convocadas por las conducciones de las CTA de Yasky y Micheli y en las que -pese a nuestras discrepancias con las motivaciones “de aparato” y objetivos políticos de sus organizadores-, llamamos a participar para que el conflicto docente (clave para el resto de las futuras peleas paritarias) pueda tener un nuevo escenario de movilización masiva para el triunfo de sus reclamos.

En este sentido, desde la CPS Rompiendo Cadenas ratificamos nuestra orientación de impulsar la más amplia unidad de acción para la lucha con todos aquellos que salgan a la calle a enfrentar el ajuste, haciéndolo con identidad y perfil propio y defendiendo a brazo partido una política de independencia de clase a favor de una genuina salida obrera y popular a la crisis.

La delimitación de las conducciones burocráticas no puede hacerse al precio de aislarnos de los procesos reales de lucha en nuestros sectores y sindicatos, porque cuando eso se produce lo que se logra no es la “diferenciación” de las direcciones entreguistas del movimiento obrero, sino una auto-marginación de las propias bases obreras a las que tenemos que interpelar con nuestra práctica político-sindical y programa de lucha.

El 6 de abril tenemos una gran posibilidad para que los trabajadores y trabajadoras protagonicemos una enorme jornada de lucha, que le deje en claro al gobierno nacional y a los gobiernos provinciales que la clase trabajadora enfrenta el ajuste con todas sus fuerzas.

El 6 de abril, ¡vamos por un Paro activo, con piquetes y un plan de lucha para seguir la pelea!
- ¡Basta de despidos y suspensiones!
- ¡Por paritarias libres y sin techo! ¡Por Salario mínimo, vital y móvil!
- ¡Basta de precarización laboral!
- ¡Abajo la reforma laboral flexibizadora!

Leer más

miércoles, 1 de marzo de 2017

Declaración – Mesa Nacional de Rompiendo Cadenas 25/02/2017

Frente al ajuste de los de arriba, militemos desde abajo por un
PARO GENERAL

El sábado 25/2 tuvo lugar en CABA una nueva Mesa Nacional de la Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas.
Abordamos la discusión sobre la intervención política en los próximos meses, que tendrá por tareas fundamentales continuar la lucha contra los planes de ajuste que impulsa el Gobierno Nacional de Mauricio Macri, con las conducciones sindicales burocráticas actuando para intentar mantener la gobernabilidad a pesar de los ataques a nuestra clase, y en el marco de una crisis mundial que permanece abierta y nuevas condiciones políticas internacionales tras la asunción del magnate reaccionario Donald Trump en Estados Unidos.
Uno de los objetivos de este gobierno es la reconfiguración del proceso de trabajo, para relanzar la acumulación local de capital, implicando tanto la flexibilización de nuestras condiciones de contrato, la negociación colectiva por empresa, la reforma del régimen de las ART, y otras medidas totalmente antiobreras (como el tarifazo, el intento de baja de jubilaciones, o el cierre de programas sociales). Además, estos cambios incluyen beneficios especiales al empresariado, con reformas impositivas (aun por profundizarse), una ofensiva reaccionaria en términos ideológicos y un reforzamiento del aparato represivo.
Sin embargo, las condiciones políticas para ir a fondo con este plan no están dadas aun. Y se suman al descontento los manifiestos intentos de Macri para beneficiar sus negocios familiares (como en el caso de la deuda condonada al Correo, o de Avianca). La próxima elección de medio término marcará sin dudas el escenario político, pero la resistencia de los sectores obreros y populares será determinante para retardar o impedir que dichas medidas se implementen.
Por eso, las próximas movilizaciones el 6, 7 y el 8 de marzo implican un punto fundamental para expresar en la calle el malestar social ante un panorama tan regresivo para nuestra clase, a pesar de los intentos de las direcciones sindicales burocráticas para garantizar la gobernabilidad y ser cómplices del ajuste. También son funcionales al ajuste las direcciones sindicales que sectariamente pretenden encolumnar la resistencia a este modelo bajo un proyecto político neo kirchnerista, en lugar de permitir procesos de unidad de acción elementales ante los tarifazos o despidos que tengan la fuerza para dar luchas masivas y ganar.

La pelea de la docencia, es una pelea de todos los trabajadores
La paritaria abierta de los docentes enfrentando una nueva oferta de salarios a la baja nos compromete a la lucha para que triunfe esa pelea testigo para todas las negociaciones salariales, después de un año donde nuestros salarios perdieron entre 5 y 10% de su poder adquisitivo. El 6 de marzo, además de parar y movilizar las y los docentes, también lo harán los trabajadores/as estatales, los docentes universitarios/as de la CONADU Histórica, la FESPROSA, y otros sectores. La dirigencia del conflicto docente en la provincia de Buenos Aires se encuentra además enfrentando en pocos meses las elecciones del sindicato, donde aspiramos a que la fuerte oposición Multicolor siga avanzando en sostener un modelo gremial alternativo y de lucha (también en las elecciones del SUTE en Mendoza, y la CTERA a nivel nacional). En un escenario de ajuste como el actual, y ante una ofensiva de clase desde arriba contra el derecho a huelga de los docentes (incluyendo un intento burdo de instalar por las redes social una oleada de “voluntarios” contra el paro), cobra mayor relevancia rodear de solidaridad a los trabajadores de la educación en lucha. Desde las diversas expresiones antiburocráticas referenciadas en nuestra corriente y desde diversas expresiones con las que compartimos frentes y luchas, se plantea la necesidad de medidas impulsadas desde abajo para construir un plan de lucha, un método que diferencia al sindicalismo antiburocrático de las actuales conducciones de CTERA y SUTEBA provincial.

Cada vez más: sobran los motivos para el PARO GENERAL
El 7 de marzo la CGT convoca a una movilización de sus sindicatos industriales, ante la oleada de despidos, bajo la consigna “En defensa de la industria nacional”, buscando descomprimir el malestar que crece desde la base. Esquivan con esta convocatoria el llamado a un paro general que se necesita YA para enfrentar los despidos, pero no podrán evitar que movilicen también muchísimos otros sectores en consonancia con la necesidad de ponerle un fin a los despidos, las suspensiones, los tarifazos y las paritarias a la baja. Además plantean unificar esa lucha con sectores empresariales y hasta con los partidos del régimen que avalan el ajuste, como distintas expresiones del PJ y la UCR. Este armado insiste con proponer salidas de (imposible) conciliación de clases y desconoce el rol que las patronales han tenido en la crisis actual. Una salida de fondo a los problemas del país requiere la acción decidida de la clase trabajadora, construyendo un proyecto propio en lugar de alimentar los que dirige la burguesía y fracasan sistemáticamente hace décadas (sea en sus versiones liberales, o más orientadas al mercado interno).

8M: las mujeres trabajadoras ganaremos las calles
Una mención especial merece el paro internacional de mujeres del 8 de marzo (#8M), en el marco de un movimiento de mujeres que lleva décadas de organización y luchas callejeras en nuestro país atravesando en la actualidad un salto en la masividad de participación y conciencia ante los cotidianos ataques del patriarcado a las mujeres e identidades disidentes, lesbianas travestis y trans. 
Las calles son el escenario de disputa contra la violencia machista y el espacio donde las mujeres trabajadoras hemos construido medidas comunes que visibilicen nuestras opresiones que incluyeron paro y ruidazos en los lugares de trabajo por fuera de las estructuras sindicales el pasado 19 de octubre.
Las mujeres trabajadoras hacemos nuestros los reclamos del conjunto de nuestra clase pero alertamos que seguimos siendo nosotras las más precarizadas, las más explotadas y las asesinadas: solo en dos meses de 2017, se registraron en nuestro país 1 femicidio cada 19 horas.
Estamos hartas que nuestros cuerpos sean territorios de conquista del heteropatriarcado que nos condena también a la ilegalidad del aborto clandestino. Seguimos exigiendo cobrar igual salario por igual tarea y no un 30% menos que los varones como todavía sucede, exigimos jardines materno-paternales y lactarios en los lugares de trabajo y en los barrios, extensión de la licencia por maternidad y pago del aguinaldo sobre las mismas y la implementación efectiva de licencias por violencia de género en todos los lugares de trabajo y la implementación del cupo laboral trans.
También decimos basta frente al acoso laboral y callejero y a toda forma y tipo de violencias sobre nosotras por el solo hecho de ser mujeres, lesbianas, travestis y trans. Queremos que termine la discriminación a las migrantes y la terrible explotación que sufrimos en talleres y trabajos clandestinos esclavizados.
Es tiempo que los varones cuestionen sus privilegios para desligarse de las tareas domésticas y de cuidado que siguen recayendo en las mujeres e impiden que podamos seguir desarrollándonos en nuestras tareas gremiales ocupando espacios de dirección sindicales. Destacamos que en la CGT sólo una mujer ocupa un lugar en su secretariado y aún en aquellos gremios de mano de obra feminizada como la docencia, textil o alimenticia, solo por mencionar algunas, las mujeres seguimos sin acceder a cargos directivos aunque seamos mayoritariamente delegadas y activistas de base en nuestros lugares de trabajo. Desde esos lugares de poder, esos varones siguen esquivando la convocatoria al Paro que si lanzamos desde el movimiento de mujeres. Vale también remarcar que se trata de un paro coordinado en más de 40 países, en una articulación internacional de medidas que no se veía desde el 15/02/2003 en las movilizaciones contra la guerra.
Estas solo son algunas de las expresiones de la doble explotación y opresión que sufrimos que en un contexto de ajuste como el actual empeora en las mujeres nuestras condiciones de vida. Convocamos a los compañeros a encontrarse entre ellos para problematizar y cuestionar sus privilegios. Por eso el 8M las mujeres paramos en los lugares de trabajo, seguimos convocando a asambleas para organizarnos y nos sumamos a las movilizaciones en todo el país.

Va creciendo nuestra Corriente Político Sindical
La reunión contó con la presencia de compañeros y compañeras de las ciudades de Tucumán, Mendoza, Córdoba, Neuquén, San Luis, Cipolletti, Bahía Blanca, Mar del Plata, Buenos Aires, La Plata y todo el conurbano bonaerense, activistas, delegados/as, del sector metalúrgico, estatal, docente (tanto de escuelas como universitarios), no docente, mensajería, prensa, investigación científica, cooperativista, de la economía popular, cerámico (Zanón), telefónico, y muchos otros. La propia composición continúa mostrando el avance de nuestra construcción sobre nuevas regionales y sectores de la clase. Nuevamente en este encuentro contamos con la colaboración de la Fundación Rosa Luxemburgo.
Además de la discusión sobre la coyuntura inmediata, acordamos darle nuevo impulso a distintas regionales bajo la convicción de la potencia de nuestra acción común. Relanzaremos nuestra plataforma de difusión web, para darle más alcance y regularidad a nuestros posicionamientos. Gestaremos un espacio de formación. Continuaremos con los encuentros periódicos en distintos puntos del país para fortalecer las construcciones locales.
El encuentro cerró con el saludo al avance de la lucha popular logrado con la detención del represor Cesar Milani, y los necesarios apoyos a todos los conflictos en curso, tanto a los compañeros trasladados/as en el CREU de Lomas de Zamora, a los despedidos en la Secretaría de Deportes del Min. de Educación nacional, a los trabajadores/as de Canale Lavallol, Atanor, la Textil Neuquén, los tareferos de la yerba mate de Misiones (que movilizan el 9/3 en Buenos Aires), del laboratorio Roux Ocefa, al compañero despedido de la línea 41, y por supuesto con el gran conflicto de AGR-Clarín que es una muestra importante de la avanzada del Gobierno y las empresas (en este caso una de las principales del país) por la flexibilización laboral.

Frente al ajuste, los tarifazos, los despidos y el techo salarial;
Contra la flexibilización laboral y en defensa de nuestras condiciones de trabajo.
PARO GENERAL YA
-             Basta de despidos y suspensiones
-             Pase a planta, por el fin de la precarización y tercerización
-             Por salario mínimo igual a la canasta básica
-             ¡Ni Una Menos! ¡Vivas nos queremos! Libertad para Higui
-             Por lactarios y jardines materno paternales en los lugares de trabajo y en los barrios, licencias por maternidad y paternidad, por violencia de género, y cupo laboral trans. Aborto legal, seguro y gratuito.
-             Implementación inmediata de la “Ley de Emergencia Social”, Democratización del Consejo de la Economía Popular y el Salario Social, paritarias ya para este sector.
-             Aumento y la ampliación de todos los Programas de Empleo
-             Por el triunfo de los trabajadores/as de AGR-Clarin, Canale Lavallol, Textil Neuquén, Roux Ocefa, Sec. de Deportes, CREU de Lomas de Zamora, tareferos y todas las luchas.

Leer más

lunes, 24 de octubre de 2016

ENCUENTRO REGIONAL DE ROMPIENDO CADENAS EN MENDOZA

ENCUENTRO REGIONAL DE ROMPIENDO CADENAS EN MENDOZA

Romper la tregua desde abajo

¡Ni Una Menos! / ¡Vivas nos queremos!


El 22 de octubre, se realizó en la Seccional Godoy Cruz del SUTE (Mendoza) un encuentro regional (San Luis, Mendoza y Alto Valle de Río Negro y Neuquén) de Rompiendo Cadenas, con referentes nacionales. El encuentro consistió en una presentación pública de la Corriente con un panel de análisis de situación nacional y un debate abierto con los/as trabajadores y compañeros/as que se acercaron a la actividad. El panel estuvo integrado por Daniel Díaz, secretario adjunto del sindicato aceitero de Capital (Bs As), como invitado; por nuestra corriente, Sebastián Henríquez (SUTE Godoy Cruz), Norberto Señor (ATE Sur), Carlos González (Corriente Metalúrgica) y Hernán Izurieta (Delegado Junta Interna Ministerio de Trabajo). Finalmente, se abordaron diversas líneas de trabajo e inserción de nuestra corriente, en una instancia que contó con la colaboración de la Fundación Rosa Luxemburgo.

La jornada constituyó un gran paso en el esfuerzo de construir nacional y federalmente nuestra Corriente, dejando un balance muy positivo por la diversidad de sectores que participaron y de debates en los que se avanzó.

Una delegación de compañeros/as se acercó a la fábrica Tarcol (Maipú-Mendoza), tomada por sus trabajadores tras el abandono de la patronal, para llevar nuestra solidaridad y asumir tareas para la difusión y el sostén de su lucha.

DECLARACIÓN POLÍTICA

Con los insumos del debate de este encuentro, la Mesa Nacional de nuestra Corriente se reunió al día siguiente para analizar aspectos políticos de la coyuntura y de nuestras áreas.

En principio, mientras debatimos, los medios mendocinos se hacen eco de un triple femicidio cometido en la provincia. Una vez más, otra masiva manifestación de millones de mujeres en todo el país es seguida por otro femicidio que deja en claro que la lucha contra el patriarcado está entre las tareas principales, no sólo de las mujeres, sino del movimiento obrero en su conjunto. Como corriente nos sumamos, también, a las impugnaciones realizadas en Mendoza contra la designación del juez Valerio para la Corte Suprema de Justicia, localmente conocido por sus fallos machistas y homofóbicos.
En cuanto a otros aspectos de la situación nacional, denunciamos la vergonzosa tregua, ya tragicómica, de una CGT que anuncia un paro nacional sin fecha, ahora sin efecto por un bono que sólo recibirán algunos sectores y que no resuelve nada en relación a la pérdida del poder adquisitivo.

Mientras el triunvirato de la CGT garantiza la gobernabilidad de Macri y el ajuste feroz en curso, las conducciones de las CTAs convocan a una movilización nacional el 4 de noviembre, luego de haber alentado expectativas en que sectores de esa burocracia el triunvirato de la CGT convocara a paro nacional. Reafirmamos nuestra decisión de intervenir activamente en estas acciones promoviendo la más amplia unidad de acción contra el ajuste. A su vez, se vuelve imperioso redoblar nuestros esfuerzos hacia las bases del movimiento obrero para organizar la fuerza desde abajo que rompa este impasse.

APOYOS Y SOLIDARIDADES
-Apoyamos a la lucha de fábrica Tarcol (Maipú-Mendoza) impulsando todas las acciones para conformación de su fondo de huelga y otras acciones de difusión.

-Apoyamos la lucha por la reincorporación y pago de sueldos adeudados de los trabajadores de la Montaña. Participación en la acción que realizarán en breve en Mendoza.

-Apoyamos y llamamos a votar a la lista Frente Unidad y Lucha (FUL) en las elecciones de UNTER (Río Negro) y al Frente Multicolor en las elecciones de ATEN (Neuquén).
-Difundimos y apoyamos la campaña financiera de Zanón.

-Apoyamos la lucha de los trabajadores de las líneas Este y 520 de la ciudad de La Plata contra los despidos y suspensiones

-Nos solidarizamos con los dirigentes sindicales combativos de UTA en Salta perseguidos por la conducción nacional de UTA


CORRIENTE POLÍTICO SINDICAL ROMPIENDO CADENAS

Leer más

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Luego de la Marcha Federal, ¡Vamos por un Paro Nacional y Plan de Lucha!

LUEGO DE LA MARCHA FEDERAL,
VAMOS POR UN PARO NACIONAL Y PLAN DE LUCHA

En el “mini Davos”, frente a 1600 CEO´s de todo el mundo, el presidente Mauricio Macri trató de mostrar las potencialidades que tiene nuestro país para que realicen inversiones y volvió a la carga sobre la necesidad de una reforma laboral. Tal reforma, como vienen insistiendo los voceros oficiales, no es más que atacar los derechos laborales de la clase trabajadora para obtener mayor ganancia a costa de nuestra superexplotación. Es extendernos la cantidad de años de trabajo, es aumentar los ritmos y niveles de explotación en cada puesto, es hacer más precaria nuestra vida y nuestro laburo.
Por su parte, frente a esa tribuna de empresarios, el ministro Jorge Triaca planteó que en agosto “bajó la conflictividad gremial” a causa de la política de “diálogo” del gobierno. Agosto fue el mes en donde el pueblo trabajador llegó hasta la Plaza de Mayo reiteradamente para manifestarse contra la pérdida de puestos de trabajo, contra los tarifazos y el ajuste: el 7 movimientos sociales vinculados al vaticano; el 9, sectores del sindicalismo combativo; el 11, las y los estatales. Sólo en el Estado, en agosto se perdieron 14 mil nuevos puestos de trabajo, que se suman a los 200 mil despidos tanto en el sector público como privado desde que asumió el gobierno. Decenas de gremios pelean por la reapertura de paritarias, los precarizados/as por aumento y trabajo, el planteo del ministro Triaca no es ingenuo: su diálogo es sólo con los empresarios y ni siquiera a la burocracia sindical le pudo dar una respuesta.

Virtudes y limitaciones de la Marcha Federal
La marcha federal que culminó el 2 de septiembre en el centro político del país se inscribe como una de las grandes movilizaciones de masas en menos de 9 meses contra el macrismo, como la marcha de estatales del 24 de febrero o la concentración convocada por las centrales sindicales el 29 de abril en el monumento al trabajo.
La correcta iniciativa tuvo la virtud de llenar el vacío que dejan los distintos sectores que dirigen la actual CGT unificada, que se reunió con el gabinete económico de Macri mientras cien mil personas copábamos la Plaza de Mayo. No sólo participó de la marcha la Corriente Federal con el bancario Palazzo como orador en Rosario y en el palco central en la Plaza de Mayo sino que incluso el moyanismo se vio forzado a movilizar. Desde ese lugar, la iniciativa fue una válvula de escape de la bronca popular que no se puede contener y en los hechos metió presión a la CGT que pospuso la decisión de un paro nacional para el confederal del 23 de septiembre.
A su vez, desde el vamos la marcha federal se propuso como una movilización multisectorial que congregó a empresarios “nacionales” y sectores gubernamentales que no les tiembla el pulso para ajustar, precarizar, despedir o firmar paritarias a la baja en sus distritos o sectores. Figuras como Boudou en el palco no hicieron otra cosa que deslegitimar la medida y mostrar la orientación de los sectores convocantes. Son quienes combatimos durante doce años y seguimos combatiendo en donde gobiernan y ajustan como en Tierra del Fuego, donde la gobernadora del FPV Bertone no sólo atacó el bolsillo y los derechos de los trabajadores sino que pretende exonerar a los dirigentes de la CTA y el SUTEF que encabezan esa lucha.

Un debate al interior de las expresiones clasistas y antiburocráticas
Los sectores combativos tuvimos diferentes tácticas de intervención en el marco de la Marcha Federal. Desde Rompiendo Cadenas venimos planteando la necesidad de la unidad de acción por abajo para enfrentar el ajuste, con independencia política de clase para construir un proyecto propio del pueblo trabajador. Desde esa concepción buscamos confluir en un bloque en la movilización, con la Federación Aceitera, la CTA y el SUTEBA Bahía Blanca, la CTA Lomas, ATE Sur y ATE Brown, entre otras organizaciones sindicales. A su vez, en donde tenemos inserción promovimos la unidad de acción sin perder de vista nuestras diferencias con la convocatoria y sin dejar de ser críticos de los sectores de la burocracia sindical que pretendieron capitalizar esa concentración que les excedió ampliamente (como por ejemplo en SiPreBA en donde se impuso esta orientación). En particular en Bahía Blanca, nuestros compañeros y compañeras organizaron un gran acto local, en el que dejaron claro que la CTA Bahía en todos estos años nunca abandonó las calles. Denunciaron a Macri, a Prat Gay, a Vidal, como también el ajuste y la represión de los gobiernos del FPV en Sta. Cruz y Tierra del Fuego; la devaluación, la quita de retenciones y el pago a los buitres hoy, pero también el pago “serial” de la deuda por el gobierno anterior. Los aplausos masivos a esta conducta independiente, contrastaron con los reproches, abucheos y silbidos a Baradel, que decidió ir al acto a último momento.
Otras organizaciones, a quienes respetamos, se dieron otro tipo de tácticas. Por ejemplo el PTS decidió no participar de la marcha federal por caracterizarla como “propatronal”, algo que consideramos un profundo error al no distinguir entre los convocantes -sectores de la burocracia sindical-, los sectores políticos que se sumaron a la misma, y quienes hoy gobiernan el país a nivel nacional. Entendemos que esa posición llevada a fondo implica resignar la lucha y la disputa cuando conduce la burocracia (vale decir, en todas las centrales y la gran mayoría de las conducciones sindicales). Por su parte, el PO, promovió una “columna independiente” que en realidad se convirtió en un ACTO independiente, o más bien paralelo, ya que tal columna no se movilizó a Plaza de Mayo. Allí participaron algunos sindicatos que son importantes referencias del sindicalismo combativo, como el SUTNA, Ademys y seccionales de Suteba La Plata, Tigre, Ensenada y Matanza, entre otros. Si bien algunos de esos sectores aprobaron participar de esa columna para movilizar a la Plaza de Mayo con el conjunto del pueblo trabajador luego del acto, eso no sucedió.
En su prensa y web, tanto PO como PTS salieron rápidamente a acusar a nuestra corriente de “marchar con la burocracia”, utilizando la chicana y sobre todo la mentira como argumento en lugar de discutir la política de intervención sindical. Está claro que tenemos diferencias tácticas y que las mismas responden a concepciones estratégicas distintas de construcción sindical. Mientras que el PO prioriza el reagrupamiento con sectores para que se referencien en su frente electoral (FIT), nosotros priorizamos la unidad de clase por abajo para luchar contra el ajuste, sin dejar de realizar nuestras críticas a los burócratas. Es por eso que en lo sindicatos en donde no dirigen los sectores antiburocráticos -cabe recordar que son la inmensa mayoría del país- nuestros militantes organizaron bloques combativos junto a sus compañeros/as de gremio y no por fuera de los mismos o lo que es peor en contra de ellos. Esa táctica nos permitió por ejemplo organizar un gran bloque antiburocrático, de color blanquinegro, en el marco de la columna de ATE Capital, que le disputó base y le demostró una gran relación de fuerza a la burocracia kirchnerista de la blanca y verde.

Nuestros desafíos
El reagrupamiento de los sectores combativos es importante y de ninguna manera puede circunscribirse a una táctica determinada de intervención en una marcha, utilizada para cualquier contexto y circunstancia. Necesitamos que los sectores antiburocráticos crezcan en desarrollo e inserción y eso no se puede hacer militando de manera propagandista “en contra de” la base de la burocracia, sencillamente porque eso sólo lleva al aislamiento y la automarginación.
El paro general con plan de lucha, cada vez más necesario, solo será posible en la medida en que la presión por abajo desborde a una burocracia que está lejos de querer salir a luchar y abandonar sus intereses como casta.
El llamado a un Comité Central Confederal de la CGT para el 23 va a expresar las presiones que recibió la burocracia. Entre ellas, la marcha federal fue una de las principales. La acumulación de tensiones a su interior puede devenir en un llamado a una medida, para contener a las bases, tratar de cooptar movimientos sociales, reposicionarse políticamente frente al PJ y continuar negociando prebendas con el macrismo. Desde los sectores combativos tenemos que tomarla con las reivindicaciones de nuestra clase, para atacar el plan de ajuste y dejar en evidencia los límites de las conducciones actuales para esa lucha.
El ajuste del macrismo seguirá golpeando sobre nuestras espaldas y sólo en la medida en que masifiquemos las luchas y potenciemos el conflicto social es que podremos enfrentarlo y al mismo tiempo crecer en influencia para contrarrestar el peso de la burocracia sindical y construir un proyecto propio de los trabajadores y el pueblo.


Septiembre de 2016
Declaración de la Mesa de CPS Rompiendo Cadenas

Leer más